Perfil del trastorno límite de la personalidad

· psicoanalice

Perfil del trastorno límite de la personalidad

Su clínica se caracteriza por una enorme inestabilidad en el plano emocional, conductual, relaciones interpersonales y de la autoimagen. Se clasifica

dentro del grupo de trastornos de la personalidad del grupo B, también denominados dramático-teatrales.

El Trastorno limite de la personalidad es el más prevalente de los trastornos de la personalidad. Los sufren entre un 0,2% y 1,8% de la población. Existe

una mayor prevalencia en mujeres.

El trastorno límite de la personalidad (TLP, o bórderlinme) es, según el canon de las enfermedades mentales (DSM IV), una alteración que se caracteriza por desregulación emocional. pensamiento extremadamente polarizado relaciones interpersonales caóticas. El perfil del trastorno incluye también una inestabilidad generalizada del estado de ánimo, de la autoimagen y de la conducta, así como del sentido de identidad, que puede llevar a periodos de disociación. Se le clasifica dentro del grupo B de trastornos de la personalidad, los llamados “dramático-emocionales”.

Constituye, con mucho, el más común de los trastornos de la personalidad. Se estima que su prevalencia oscila entre un 0,2% y un 1,8% de la población general De ellos, el 76% son mujeres; se da, pues, una proporción de 3:1, entre sexos.

Se han avanzado dos hipótesis para explicar diferencia tan llamativa. De acuerdo con la primera, la disparidad se debería a un defecto de diseño en el modelo estadístico.

Para la segunda, habría diferencias sociales o biológicas reales subyacentes. En este sentido se recuerda que el abuso sexual, habitual en tos historiales de TLP, se da con mayor frecuencia en mujeres, influiría también el hecho de que las mujeres experimentan más mensajes inconsistentes e invalidantes. Por fin, la sociedad favorece que las mujeres sean mas dependientes.

Los datos de mayor prevalencia en mujeres se hallan detrás de la mayor tendencia al diagnóstico de TLP en ellas. Sin olvidar que los varones, por presión social, se muestren menos proclives a la consulta psiquiátrica; tratados de adicciones, pasan inadvertidos los síntomas borderline.

Unai Makua D´Etcheverry

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: