Causas de la agresividad infantil

· psicoanalice
Autores

Las génesis de las perturbaciones, latentes desde la infancia, en algunos casos deben ser atribuidas a un fallo del proceso de individualización separación en la dualidad madre/hijo. Fallos de este tipo son observadas cuando han existido separaciones traumáticas precoces, o separaciones más tardías asociadas a una intimidad y proximidad madre/hijo que se prolongó por demasiado tiempo o ha sido demasiado intensa. En otros casos, este se ha dado como resultado de la depresión maternal. La madre deprimida incapacitada para proveer la combinación contenido continente de que habla Wilfred Ruprecht Bion. Como consecuencia, se da la constitución de un self que está afectado en sus áreas o zonas nucleares. La patología resultante de esta interacción son estados encapsulados (encerrados) de tipo autista o estados patológicos del self , formas de pseudo self ,en algunos cuadros sintomáticos, domina el sentimiento de la pérdida de límites del yo y del propio cuerpo. En paralelo hay una inquietud permanente, una sensación de caída en un abismo sin fondo (el paciente pasa horas en la cama, sin posibilidad de levantarse) vértigos, crises de despersonalización, síntomas indefinidos e imposibles de controlar. En algunos casos también el sujeto tiene experiencias casi delirantes, de estar prisionero, inmovilizado, como se estuviera muerto, en otros momentos siente la dispersión de su yo en el universo (como un panteísmo místico), al mismo tiempo que en otros momentos es invadido por un pesimismo generalizado en su relación con todo su entorno (proyección). En otros momentos siente un vacío localizado en su ser más íntimo (con referencias al silencio y la oscuridad en su discurso). Todas estas desarmonías son vividas o como estados afectivos puros, o como fenómenos en que la componente emocional predomina. Es lo que llamaríamos el estado desnudo que da origen al intento de una elaboración mental de algo que es pre verbal, pre visual, pre conceptual. En momentos de pérdida de coherencia de la personalidad, o sea en que esta no restablece el equilibrio necesario, el individuo vive un sentimiento de estar desnudo, de terror sin poder identificarlo, de desorden, un paro de su funcionamiento psíquico, de carácter catastrófico. Es como que partes desconocidas, no desarrolladas del self se despiertan y revelan un poder destruidor contenido, tomando formas de una tonalidad emocional penosa y áspera. La violencia y agresividad impulsivas, que hacen de este individuo un activista y líder, atributos que se manifestaron muchas veces en estos individuos, son una defensa contra una inhibición extremamente limitativa, por otro lado una forma de exteriorizar partes no conocidas del self , afectadas por una intensa negatividad. El individuo no consigue establecer una identidad sexual sólida. Una identidad social en crisis (no trabaja con regularidad, no tiene profesión, tornándose casi asocial). Del punto de vista de la identidad personal de base no consigue tampoco establecer una identidad positiva, en una continuidad securizante. La multiplicidad de las posiciones ideológicas del sujeto es un testigo de esa patología de la identidad. Para luchar contra la discontinuidad contra la amenaza o conocimiento de paralización e impotencia el individuo se agarra a creencias y esperanzas de superación de si y de los otros. Pero todo esto les le exige un esfuerzo sin fin, agotante, deprimente, y aún que sea intelectualmente muy activo, siempre deja sus proyectos inacabados. Dominado por lo desespero, afectado desde la infancia por la amenaza de la indiferencia o separación de la madre, no puede reaccionar a las emociones desfavorables buscando apoyos o sencillamente cerrándose en una formulación del yo narcisista.

El hijo abandonado jamás podrá restablecer el equilibrio afectivo perdido tan precozmente. Como consecuencia de la polarización negativa de la madre el individuo se aleja no sólo de las mujeres como también de su propio cuerpo y de sus aspectos sensuales. Luego de la etapa del amor juvenil, la sexualidad está separada de la vida y de los sentimientos. Su discurso es siempre pesimista, y no conocerá un discurso lírico o enamorado.

Así que su afectividad se apaga gradualmente dejando de hacer parte de su vida. A estos lazos afectivos, de alguna forma patológicos, que mantiene con su madre y otras mujeres, que han sido al mismo tiempo para él mujeres y otras veces madres, a esto tenemos que sumar la relación normalmente negativa con su padre. Un padre severo que esperaba de él la obediencia, tiene como resultado un individuo contestatario, inquieto, insatisfecho. La confrontación entre su mundo psíquico y la sociedad se transforma en una confrontación violenta.

Unai Makua D’Etcheverry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: